Soy de la opinión de que el éxito, y acá cada quién tendrá su opinión, que es una consecuencia de reflexionar sobre el pasado y aprender a tomar nuevos caminos. Y en esta frase quiero detenerme en una palabra clave: NUEVOS. Porque los caminos viejos ya han cambiado, se ven transformados día a día. Y si te das cuenta, muchos de ellos ya se han transitado mil veces y no te llevan a donde quieres ir. El sentido común dice que hay que cambiar de ruta.

Al iniciar o terminar el año muchas de las personas reflexionamos de lo que nos gustaría cambiar.  Es un ritual muy humano reiventarnos. Muchos entran a gimnasios, dejan de fumar o incluso deciden cambiar y ser una mejor persona. Definitivamente cada año es una oportunidad a sacar una mejor versión de nosotros mismos y alcanzar nuevas metas.

En estos nuevos escenarios el consumidor también ha cambiado. Ha dejado de ser frío para interesarse más por el valor nutricional que encuentra en los productos y ha empezado a ser más sensible con lo que pasa en las Empresas. Lo que significa que ha dejado de comprar basado en una imagen superficial a comprar pensando más en lo que doy que en lo que recibo.  Hoy  en las marcas, buscamos un intercambio a varios niveles. Nos planteamos cosas como: ¿Apoya esta marca la economía del país? ¿Es una marca que engaña, contamina o miente? ¿Es transparente? ¿Ética? ¿Se involucra por mejorar ALGO en la sociedad?

Por eso hoy es básico que las marcas descubran hoy como aportar valor más allá de su producto.

Si quieren tener éxito. Me refiero a sumar valor al día de sus consumidores. A su comunidad o a la sociedad impulsando una causa que la mejore en algún aspecto. Hoy hay muchos caminos para diferenciar la marca desde esta mirada de impacto positivo.

En el 2013 leí un informe acerca de la mentalidad de las personas con relación a las marcas. “A los consumidores nos le importaría que desaparecieran el 73% de las marcas”.

¿Éste es el resultado de grandes esfuerzos e inversiones año tras año? – me pregunto. No hacer vínculos trae consecuencias significativas para mercados sobre todo altamente proliferados y sobre poblados de muchos productos parecidos entre sí. Donde la calidad ya no es un diferencial, es una exigencia del consumidor desde el servicio o producto que ofrezcamos. Como diría el consumidor, mínimo que sea de calidad.

 

Estos datos evidencian un fracaso, especialmente si tenemos en cuenta que el propósito del Branding es dotar de VALOR a las MARCAS, y si como escucho en los departamentos de marketing de verdad queremos crear conexión emocional con los consumidores, pero no nos comprometemos del todo. Entonces los ejercicios se quedan en el escritorio de manera superficial.

Seguramente porque gasta ahora construir marcas se ha vinculado a comercial. Y la valga la redundancia o metáfora confusa, pero gestionar y construir una marca no es vender. Vender y fidelizar son dos acciones distintas que se complementan y conviven mutuamente.

Las marcas que quieren ganarse la confianza y respeto de sus consumidores (algo básico para vender) primero necesitan entender que hoy LAS PERSONAS van más allá del maquillaje. Y que si quieren construir relaciones es básico construir espacios donde compartir.

Piénsalo por unos segundos: ¿Serías amigo de alguien que mintió? ¿Serías pareja de alguien que ocultó o no tienes nada en común? Exactamente lo mismo le pasa a las personas. Y hoy, la mayoría de las marcas viven en el mundo de las personas. Por eso @Human Branding cree que las marcas son como las personas en la medida que si las construimos pensando en el público al cual queremos llegar debemos ser como ellas. Tener afinidades y compartir ciertas similitudes que nos permitan construir relaciones de largo plazo. Lo único que nos hará diferentes será lo que digamos, en lo que creemos y cómo nos presentamos. El contenido digital será el único Marketing del Futuro. Porque las conversaciones más frecuentes se encuentran en estas plataformas.

Si queremos construir una marca con éxito es necesario mimetizarnos en el comportamiento de las personas dando cierto ejemplo de liderazgo para tener cierto ejemplo que dar. Hay que pensar más como personas y no tanto como marca. Recordemos que al final, las marcas estarán gestionadas por personas y son las personas las que eligen a las marcas.

Nosotros pensamos la marca, como una persona. Este es el valor de @HumanBranding